Blog literario idiota de Andrés Nortes Martínez-Artero. Literatura y rock en vena. Y alguna cosa más

martes, 11 de enero de 2011

PJ Harvey, eso es todo

A veces cuando el tiempo es escaso y las preocupaciones parecen verdaderamente serias sucede que aunque uno no quiera, los seres de energía pura que aún existen por aquí o por allá lo arrastran por el barro de lo sublime. Durante diez minutos o varias horas. Porque los seres de energía pura existen. Son pocos, pero todos los conocemos.

PJ Harvey es un ser de leyenda. Puede cantar lo que sea, puede elevarse a si misma a icono de su camiseta, puede ser la dama de un daguerrotipo, una Billie Halliday de club de jazz, una tecno-iluminada necia, una hija de Elvis, una Vagina Rugiente de 15 metros, una Ofelia desmaquillada, un maelstrom de Poe que mira y canta sola, con sonrisa sarcástica, Firebird atronadora, falda tan pequeña como las dudas, botas de tacones y sostén, y ya está, ante cien mil fieles.

Si tenéis dos horas, bucead por Youtube. Si tenéis medio billete, compraos sus discos.










1 comentario:

Pedro López Manzano dijo...

Hace poco la pude escuchar por primera vez pinchada en un bar, uno con nombre de festival clásico, precisamente en tu ciudad.

Una grata sorpresa.