Blog literario idiota de Andrés Nortes Martínez-Artero. Literatura y rock en vena. Y alguna cosa más

viernes, 14 de febrero de 2014

Disparó el cañón

Disparó el cañón: ¡Pum!
Un ruido limpio y un humo solo ingenuo y negro e infantil y blanco.
Bocas abiertas y pupilas como negros soles,
bajo un radiante sol de invierno,
y todos los cuellos doblados, como el horizonte
de planas todas las cabezas,
paralelas al cielo y a la tierra,
por un momento perpendiculares a los importantes hombres y sus cuerpos.
Mirando todos el instante de inflexión
del suicidio sin red del hombre bala.

Murcia, 14 de febrero de 2014

1 comentario:

Pedro López Manzano dijo...

¡La anciana está de vuelta!
Que sea para quedarse (con red, espero).