Blog literario idiota de Andrés Nortes Martínez-Artero. Literatura y rock en vena. Y alguna cosa más

domingo, 26 de agosto de 2012

El largo y cálido verano

Como veréis, este verano he desaparecido. No voy a excusar ni pretextar nada, en parte porque ya estoy -valga el invento- textando directamente que no he estado escribiendo nada. ¿Pereza, desidia, ocupaciones variadas, desgracias inesperadas? Bueno, quién sabe. Si esto fuese un blog puramente vitrinal -segundo palabro en menos de diez líneas-, entonces lo contaría y seguramente, al acabar de leerlo, quien lo leyera tendría la contundente impresión de haber estado perdiendo su tiempo. Como yo no quiero que eso llegue a suceder, me ahorro la crónica de mi vida y paso directamente a la crónica de mis lecturas.

Trilogía de New York, de Paul Auster. Seguramente no la reseñaré porque a estas alturas, quien no lee mucho ha leído a Paul Auster; quien lee mucho, empezó leyendo a Paul Auster hace casi veinte años; quien es lector de fe, confía en las recomendaciones que le han hecho y ha hojeado las páginas de Paul Auster. Otras veces he tenido humor para hacer lo que llamo "descubrir la rueda" o "descubrir la bicicleta". Esta me parece que no.

El país del miedo, de Isaac Rosa. Este sí es un buen candidato. Cuando tenga un ratito, quizá incluso hoy, le dedicaré unas líneas.

El fondo del cielo, de Rodrigo Fresán. Una extraña y asombrosa novela que por supuesto estoy deseando darle unas palabras.

Tengo la vaga idea de que he leído algo más (aparte de poemas de José Agustín Goytisolo y de John Keats, que cada día me gustan más), pero ahora mismo no recuerdo qué podría ser.


Espero que vosotros también hayáis pasado un hermoso verano. Pasado. Porque esto se acabó.




1 comentario:

Salvador Suto dijo...

Ánimo con la reentrada en el curso entonces! Espero que el descanso del tecleo te haya sentado bien!