Blog literario idiota de Andrés Nortes Martínez-Artero. Literatura y rock en vena. Y alguna cosa más

miércoles, 14 de julio de 2010

¡The Maharajas!

Tienen algo los grupos de Garage-rock que me resulta irresistible. Serán esas guitarras agudas con la distorsión de tipo fuzz, los amplificadores Fender, los riffs maravillosos, las voces desafiantes... Creo que es ese algo que murió cuando los jóvenes de los años 60 descubrieron que no serían jóvenes para siempre y que era más cómodo paasear sobre los adoquines que arrojarlos a los esbirros de quienes detentaban el poder corrupto, o incluso perder los dientes cuando eran apresados por soñar con la revolución. Soñar no se deja de soñar nunca, pero perder los dientes no parece muy agradable. Algunos decidieron seguir teniendo sueños como los de Gabriele Salvatores con la significacíón última de sus dientes. Y acá el círculo se cierra: en mis viejos números de la Rock de Lux y de la Ruta 66, ¿cuáles eran las palabras que les dedicaban a grupos como Radio Birdman, los Sonics, los Coronas? Raíz, bourbon, crudo, seminal, básico, salvaje...

Pero la revolución se perdió por exceso de palabras. Ahí van The Maharajas. Que los disfrutéis.



2 comentarios:

bezukov dijo...

La distorsión siempre mola. Nick Hornby decía que en su juventud escuchaba grupos con mucha distorsión porque sabía que cuanta más distorsión mejor eran. Poco a poco fue gozando de un criterio propio para poder discernir si algo era bueno llevara o no distorsión.
Sea como fuere la distorsión mola que te cagas.

El cuentacuentos dijo...

Muchas gracias por su comentario, Mr. Pierre "Virgilio" Bezukov. Ahora preguntaré, no sin un poco de rubor, ¿quién es Nick Hornby?

Un saludo. ¡Rock ´n´ roll para todos!